Publicado 23/09/2022 13:38

Ola de calor planetaria descubierta en la atmósfera de Júpiter

Una vista panorámica de las temperaturas atmosféricas superiores de Júpiter, 1.000 kilómetros por encima de las nubes
Una vista panorámica de las temperaturas atmosféricas superiores de Júpiter, 1.000 kilómetros por encima de las nubes - JAMES O’DONOGHUE

   MADRID, 23 Sep. (EUROPA PRESS9

   Se ha descubierto una inesperada "ola de calor" de 700 grados centígrados, que se extiende 130.000 kilómetros (10 diámetros terrestres) - en la atmósfera de Júpiter.

   James O'Donoghue, de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA), ha presentado los resultados esta semana en el Europlanet Science Congress (EPSC) 2022 en Granada.

   La atmósfera de Júpiter, famosa por sus característicos vórtices multicolores, también es inesperadamente caliente: de hecho, es cientos de grados más caliente de lo que predicen los modelos. Debido a su distancia orbital a millones de kilómetros del sol, el planeta gigante recibe menos del 4% de la cantidad de luz solar en comparación con la Tierra, y su atmósfera superior teóricamente debería estar a -70 grados centígrados. En cambio, sus cimas de nubes se miden en todas partes a más de 400 grados centígrados.

   "El año pasado produjimos, y presentamos en EPSC2021, los primeros mapas de la atmósfera superior de Júpiter capaces de identificar las fuentes de calor dominantes", dijo O'Donoghue en un comunicado. "Gracias a estos mapas, demostramos que las auroras de Júpiter eran un posible mecanismo que podría explicar estas temperaturas".

   Al igual que la Tierra, Júpiter experimenta auroras alrededor de sus polos como efecto del viento solar. Sin embargo, mientras que las auroras de la Tierra son transitorias y solo ocurren cuando la actividad solar es intensa, las auroras de Júpiter son permanentes y tienen una intensidad variable. Las poderosas auroras pueden calentar la región alrededor de los polos a más de 700 grados centígrados, y los vientos globales pueden redistribuir el calor alrededor de Júpiter.

   Mirando más profundamente a través de sus datos, O'Donoghue y su equipo descubrieron la espectacular "ola de calor" justo debajo de la aurora boreal y descubrieron que viajaba hacia el ecuador a una velocidad de miles de kilómetros por hora.

   La ola de calor probablemente fue provocada por un pulso de plasma de viento solar mejorado que impactó en el campo magnético de Júpiter, lo que impulsó el calentamiento de la aurora y obligó a los gases calientes a expandirse y derramarse hacia el ecuador.

   "Mientras que las auroras entregan calor continuamente al resto del planeta, estos 'eventos' de olas de calor representan una fuente de energía significativa adicional", agregó O'Donoghue. "Estos hallazgos se suman a nuestro conocimiento del tiempo y el clima de la atmósfera superior de Júpiter, y son de gran ayuda para tratar de resolver el problema de la 'crisis energética' que afecta a la investigación de los planetas gigantes".

Contador